Materiales

Conservantes, Fijadores y reguladores de PH

Productos por página

Productos por página

Conservantes cosmeticos

Los conservantes cosmeticos son un ingrediente esencial en las formulaciones caseras. Ayudan a preservarlos, prolongan su vida útil y evitan que se deterioren con facilidad. Si tienes pensado hacer en casa una crema, un jabón o un aceite corporal, ten en cuenta que tendrás que usar un conservante. ¿Por qué? Ayudarán a mantenerlos en buen estado durante más tiempo.

Muchas veces relacionamos los conservantes con algo nocivo pero nada más lejos de la realidad. Hay muchísimos conservantes naturales que se pueden usar con total seguridad para hacer cosméticos en casa. Además, ten en cuenta que si no los añades es muy probable que tu elaboración se estropee fácilmente. ¡Hay que perderles el miedo porque son grandes aliados de la cosmética artesanal!

Existen dos grandes tipos de conservantes cosméticos: los antioxidantes y los antimicrobianos.

Los antioxidantes, como su propio nombre indica, evitan que los productos se oxiden. Es decir, que se estropeen por estar en contacto con el sol o el oxígeno. Básicamente su función es lograr que los cosméticos no se enrancien. Esto ocurre sobre todo con los aceites y las mantecas.

¿Cómo sabes que un producto se ha oxidado? Fundamentalmente porque cambia de color y se oscurece. Además el olor también es muy desagradable. Para evitar que esto suceda hay que incorporar un antioxidante. El más conocido es la vitamina E.

¿Cuándo hay que añadir la vitamina E? Cuando vayas a elaborar un producto en casa que tenga un alto contenido de aceites y mantecas. Es el caso de las cremas muy nutritivas y los aceites corporales.

¿Y qué pasa con los jabones de aceite? En la mayoría de los casos es recomendable agregar vitamina E a la receta para que no se enrancien fácilmente. Eso sí, puedes prescindir de ella si la elaboración incluye aceites ricos en antioxidantes, como es el caso del aceite de arroz.

Mientras, los conservantes antimicrobianos se deben añadir a todos los cosméticos que tienen fase acuosa. Es decir, se agregan a aquellos que en su receta tienen una parte de agua. ¿Cuáles son? Cremas, mascarillas, champús, geles… De esta forma evitaremos que acaben apareciendo hongos, levaduras y bacterias.

Para que quede claro: hay que añadir vitamina E si la receta incluye aceites o mantecas; y sharomix cuando lleven agua e ingredientes hidrosolubles.

Los conservantes se agregan al final de la formulación, cuando la temperatura ha descendido. La cantidad recomendada varía dependiendo del conservante que elijamos, aunque lo más habitual es que la dosis sea del uno por ciento

Al tener formato líquido son muy sencillos de incorporar. Pesa la cantidad necesaria y agrégala a la formulación. Remueve bien con una espátula para que se integre y podrás continuar con la receta.

Ahora solo queda que te pongas manos a la obra. En la tienda online de Gran Velada encontrarás un completo catálogo de conservantes cosméticos. Solo tienes que elegir el que mejor vaya con tu elaboración. Si tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros.