Manual sobre la lavanda
Lavanda: manual gratuito con recetas
Descárgatelo gratis rellenando el formulario.
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right

¡Consigue ahora el manual gratuito sobre la lavanda y descubre todo lo que puede hacer por ti en cosmética! Encontrarás información detallada y recetas para poner en práctica.

Descargarte nuestro manual gratuito sobre la lavanda es sencillísimo y solo tardarás unos minutos. Basta con rellenar el formulario que encontrarás al lado con tu nombre y correo electrónico. Después acepta las condiciones legales y clica sobre “Descargar mi manual”. Verás que te aparecerá un nuevo botón. Solo tienes que pinchar sobre él y podrás abrirlo o descargarlo directamente en tu móvil, el ordenador o la tablet. Si durante la descarga tienes algún problema, mándanos un mail a support@granvelada.com y te lo enviaremos al correo electrónico.

¿Qué es la lavanda?

La lavanda es una de las plantas más conocidas del mundo, muy valorada por sus flores y su intenso aroma. ¡Además es una gran aliada de la belleza y una joya en aromaterapia!

Está cargada de propiedades para el cuidado de la piel y el cabello, de ahí que sea un ingrediente muy frecuenta en la cosmética natural. ¡Si quieres conocer sus beneficios sigue leyendo y encontrarás recetas sencillas para poner en práctica fácilmente en casa!

También son muchos sus beneficios desde el punto de vista de la aromaterapia, sobre todo por su acción calmante. En la tienda online de Gran Velada encontrarás lavanda en diferentes formatos para que puedas incorporarla a tus elaboraciones DIY.

¿Sabías que…?

La lavanda es una planta con una treintena de especies conocidas. Su nombre científico es lavandulae, que proviene del verbo latino lavare. ¿El motivo? Los romanos creían que esta flor ayudaba a lavar las heridas físicas y emocionales. De hecho, en la antigua Roma están documentados los baños relajantes con lavanda.

En la actualidad, la lavanda es una de las plantas más utilizadas para hacer cosmética, perfumes y remedios naturales. Por ejemplo, sus flores se pueden utilizar como repelente natural de polillas.

Al hablar de lavanda a todos nos viene a la mente la bucólica imagen de los campos de la Provenza francesa, pero en España hay grandes plantaciones de lavanda. Como ejemplo, Brihuega, en la provincia de Guadalajara, donde hay cerca de 1.000 hectáreas de campos de lavanda. Esta zona se ha convertido en uno de los grandes productores de lavanda a nivel mundial.

Propiedades de la lavanda

Astringentes

Ayuda a combatir las bacterias que causan el acné. Además contribuye a purificar la piel. Por eso la lavanda es una gran aliada de las pieles grasas. Se trata de un ingrediente ideal para hacer jabones, limpiadores, mascarillas… También contribuye a acabar con la caspa.

Antiinflamatorias

Ayuda a mejorar afecciones cutáneas como los eccemas, calma los picores y reduce la inflamación. Esto hace que sea un ingrediente estupendo para hacer stocks o pomadas que calmen las picaduras de insectos. También se usa para tratar heridas leves y golpes.

Antioxidantes

Sus activos hacen de esta planta un gran antioxidante que contribuye a reducir la aparición temprana de arrugas. Además, favorece la regeneración de la piel, retrasando así los signos de la edad y la aparición de manchas. ¡También te aportará un extra de hidratación!

Relajantes

Su acción calmante hace de la lavanda un ingrediente estupendo para combatir la ansiedad o el estrés. De hecho, está recomendada para casos de nerviosismo o insomnio. Es ideal para hacer baños relajantes y bruma de almohada.

La lavanda está indicada para…

Piel grasa: Su acción antiséptica y antibacteriana ayuda a mitigar los efectos de la piel grasa, sobre todo el acné. Además purifica la piel.

Picaduras: Sus propiedades calmantes y antiinflamatorias hacen de esta planta un gran aliado para mitigar las picaduras de insectos.

Piel madura: La lavanda contiene antioxidantes que ayudan a retrasar la aparición temprana de arrugas. A esto hay que sumar su acción regenerativa.

Dolores leves: La lavanda es ideal para dolores leves, como artritis, golpes, dolores musculares… Por eso se usa para hacer aceites de masaje.

Heridas: Su actividad antiséptica evita que las heridas puedan infectarse. A esto hay que sumar su poder antiinflamatorio y calmante.

Caspa: Al igual que es una buena aliada para la piel grasa también lo es para cabellos con caspa, y es que ayuda a purificar el pelo.

¿En qué formatos la encontrarás?

Aceite esencial

Un producto puro y natural que aportará multitud de propiedades a tus elaboraciones caseras. Destaca por su acción antiinflamatoria, antiséptica, cicatrizante y drenante. Además, tiene propiedades relajantes y un agradable aroma.

Esencia aromática

Recrea el aroma de esta planta y se utiliza a la hora de perfumar cremas, velas, jabones… Eso sí, la esencia de lavanda no tiene propiedades. Destaca por su aroma floral y refrescante que te transportará a los campos de la Provenza francesa.

Agua

Ayuda a frenar el acné y a reducir la grasa de la piel. Además, es ideal para las pieles maduras. Un aliado natural a la hora de hacer tónicos, agua micelar, productos desmaquillantes… También es un aliado para reducir la caspa.

Hidrolato

Se obtiene del vapor de destilar las flores, ramas y hojas de la planta. Comparte propiedades con el aceite esencial de lavanda. ¿La diferencia? El hidrolato es soluble en agua y es mucho menos concentrado.

Extracto

Se trata de un macerado de la planta que destaca por su acción seborreguladora, antiséptica, relajante y antiinflamatoria. Ayuda a purificar la piel, por eso es ideal para hacer cosméticos destinados a las pieles grasas o con tendencia al acné.

Flores secas o en polvo

Son una opción ideal para hacer saquitos aromáticos. Además se usan para decorar jabones, velas… Eso sí, ofrecen muchas más posibilidades y es que también se pueden utilizar para hacer macerados naturales, tónicos, decocciones

Respondemos tus dudas

¿Son lo mismo el aceite esencial y la esencia aromática de lavanda?

¡No son lo mismo! Aunque ambos se pueden utilizar para perfumar hay muchas diferencias entre ellos.

En primer lugar hay que destaca que el aceite esencial de lavanda es un producto completamente natural que, además de aportar aroma, tiene muchas propiedades beneficiosas para el cuidado de la piel y el cabello. Se trata de un producto muy concentrado que se puede usar para elaborar cremas, jabones e incluso velas y ambientadores.

Mientras, la esencia aromática recrea el aroma de la planta y solo se puede utilizar para perfumar tus elaboraciones. En su caso, no tiene propiedades, así que solo aporta un agradable olor a lavanda.

Si quieres hacer productos naturales entonces tienes que decantarte por el aceite esencial de lavanda. Eso sí, en ambos casos es muy importante respetar la dosificación y las indicaciones del fabricante.

RECETAS

Jabón de lavanda

Agua micelar

Crema facial

Mousse corporal

Aceite de masaje

Pindas de masaje

Baño relajante

Velas de lavanda

Saquitos aromáticos

Bruma de almohada

Jabón de lavanda

Paso a paso

  1. Pesar todos los ingredientes por separado para tenerlos preparados para la elaboración.
  2. Verter la sosa sobre el agua, nunca al revés, y remover para disolver. Dejar que baje de temperatura en un espacio ventilado.
  3. Mezclar los aceites: el de coco, el de oliva y el almendras en una sopera y calentar a fuego suave.
  4. Cuando ambas fases estén entre 40 y 45ºC, echa la lejía (agua + sosa) sobre los aceites y batir para conseguir la traza.
  5. Dividir la traza en dos recipientes a partes iguales.
  6. Añadir pigmento líquido blanco al gusto a una de las trazas y seguir batiendo para dispersar el color.
  7. Agregar pigmento líquido violeta a la otra traza y batir.
  8. Incorporar 15 g de aceite esencial de lavanda a una traza y otros 15 g a la otra y mezclar con una espátula.
  9. Rellenar el molde intercalando las dos trazas.
  10. Mezclar las capas con una espátula de madera para conseguir un efecto marmolado.
  11. Decorar con flores secas de lavanda, abrigar el jabón y dejar endurecer entre 24 y 48 horas.
  12. Desmoldar y cortar en pastillas. Recuerda que debe saponificar durante 40 días antes de usarlo.

Agua micelar

Paso a paso

  1. Medir el agua de lavanda y el aloe vera gel en un recipiente limpio y agregar los extractos.
  2. Incorporar la glicerina vegetal y remover suavemente para que todos los ingredientes se integren.
  3. Añadir el polisorbato 80 y el sharomix y volver a mezclar hasta unificar.
  4. Comprobar el pH y ajustar en caso de ser necesario.
  5. Solo queda rellenar el envase elegido y estará lista para usar.

Crema facial

Paso a paso

  1. Pesar la crema base lanette en un recipiente bien limpio y desinfectado.
  2. Añadir el aceite de rosa mosqueta y mezclar bien.
  3. Incorporar el extracto de lavanda y el extracto de ginseng y remover de nuevo.
  4. Agregar los conservantes: el sharomix y la vitamina E.
  5. Mezclar durante unos minutos hasta que todos los ingredientes queden perfectamente integrados.
  6. Rellenar el envase y etiquetar con la pegatina.

Mousse corporal

Paso a paso

  1. Pesar las mantecas y el aceite de coco y fundir al baño maría o en el microondas.
  2. Enfriar la mezcla hasta que adquiera una textura más pastosa.
  3. Añadir los aceites esenciales y dejar que siga enfriando.
  4. Batir con las varillas eléctricas hasta conseguir la textura de mousse.
  5. Rellenar el envase elegido y etiquetar.

Aceite de masaje

Paso a paso

  1. Pesar las mantecas y el aceite de coco y fundir al baño maría o en el microondas.
  2. Enfriar la mezcla hasta que adquiera una textura más pastosa.
  3. Añadir los aceites esenciales y dejar que siga enfriando.
  4. Batir con las varillas eléctricas hasta conseguir la textura de mousse.
  5. Rellenar el envase elegido y etiquetar.

Pindas de masaje

Paso a paso

  1. Pesar las mantecas y el aceite de coco y fundir al baño maría o en el microondas.
  2. Enfriar la mezcla hasta que adquiera una textura más pastosa.
  3. Añadir los aceites esenciales y dejar que siga enfriando.
  4. Batir con las varillas eléctricas hasta conseguir la textura de mousse.
  5. Rellenar el envase elegido y etiquetar.

xxxx

Ingredientes

Baño relajante

Paso a paso

  1. En un recipiente limpio, mezclar las flores secas: una cucharada de lavanda y otra de caléndula.
  2. Añadir las sales: una cucharada de sal rosa del Himalaya y otra de sal de Epsom.
  3. Incorporar la leche de cabra en polvo y remover bien hasta que todos los ingredientes queden mezclados.
  4. Rellenar las bolsas de té, cerrarlas y decorarlas con una pegatina para infusiones de baño.
  5. Para usarlas solo tienes que llenar la bañera con agua tibia, introduce la bolsa y deja que haga su efecto unos minutos antes de sumergirte.

Bruma de almohada

Paso a paso

  1. Medir 100 ml de agua desmineralizada y añadir 50 ml de agua de lavanda. Mezclar bien y reservar.
  2. En otro recipiente, medir 5 ml de alcohol y añadir 40 gotas de aceite esencial de lavanda. ¡Recuerda que hay que respetar esta proporción!
  3. Verter esta mezcla sobre las aguas y agitar bien durante varios minutos para que se integre por completo.
  4. Rellenar los envases y decorar con las pegatinas. Agita la bruma de almohada antes de utilizarla. Para usarla solo hay que pulverizar unas gotas sobre la almohada antes de irse a dormir para que ayude a conciliar el sueño.

Velas aromáticas

Paso a paso

  1. Cortar la cera GV-35 en trozos pequeños y fundirla a fuego suave en una sopera.
  2. Añadir unas gotas de esencia aromática. Se puede agregar hasta un 10% aunque todo depende de la intensidad que busques.
  3. Incorporar unas gotas de colorante y mezclar para integrar todos los ingredientes.
  4. Cuando la cera esté a 62ºC rellenar la lata sin llegar hasta el borde para dejar espacio a la mecha y permitir que la lata se pueda cerrar bien.
  5. Dejar que se vaya enfriando la vela en un lugar sin corrientes de aire y sin cambios bruscos de temperatura.
  6. Cuando la cera comience a estar sólida en la parte de arriba pero mantenga el calor en el interior es el momento de colocar la mecha.
  7. Para ello hay que hacer un orificio en el centro de la vela con la ayuda de un palillo hasta tocar el fondo de la lata.Cortar la mecha a la largura adecuada e introducirla en el orificio que se acaba de hacer.
  8. Dejar enfriar por completo y estará lista para perfumar tu hogar.

Saquitos aromáticos

Paso a paso

  1. Poner las flores secas de lavanda en un bol limpio y añadir unas gotas de esencia aromática.
  2. Mezclar e incorporar más esencia aromática si se busca mayor intensidad de aroma.
  3. Dejar secar unos minutos para que la esencia no manche la bolsa.
  4. Rellenar las bolsas de tela y cerrarlas con una cinta de grosgrain haciendo un lazo.
  5. Decorar con un pick de escayola y pegarlo a la bolsa con una pistola silicona.

Manual gratis sobre la lavanda

Todos los materiales necesarios para tus recetas los encontrarás en la tienda online de Gran Velada. Tienes a tu disposición un completo catálogo para tus elaboraciones.

En el blog de Gran Velada ponemos a tu alcance otros manuales relacionados con el handmade que podrás descargarte también de forma gratuita y desde cada. Para estar al día de todas las novedades y no perderte ninguna de nuestras publicaciones, suscríbete a nuestro canal de YouTube y síguenos en redes sociales: Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest.

¡Hasta pronto!

OTROS

MANUALES

29 Comentarios
Comentarios en esta publicación. ¿A qué esperas para poner el tuyo?. Leelos a continuación
Menú