Materiales

¡Lo más vendido!

Aceites esenciales naturales

Productos por página

Productos por página

Aceites para velas

Una forma estupenda de aromatizar las velas naturales es con aceites esenciales puros. En esta sección ponemos a tu disposición aceites para velas, con los que conseguirás ambientar y perfumar tu hogar con exquisitos aromas a plantas, flores y frutas. Elaborar tus propias velas naturales con los mejores aceites esenciales te será muy sencillo con los ingredientes y los materiales que encontrarás en Gran Velada.

Los aceites esenciales de esta sección son 100% puros y de alta calidad. Todos ellos se extraen de diferentes flores, plantas y frutas por destilación al vapor o presión en frío. Son concentrados con un sinfín de propiedades, ideales para librarte del estrés y las tensiones del día a día.

Y es que las velas juegan un papel fundamental en la aromaterapia, una técnica que se basa en los olores para conseguir efectos positivos en el cuerpo y la mente. Añadir unas gotas de aceites esenciales en tus velas naturales ayudará a conseguir diferentes ambientes. Antes de hacer uso de estos aceites, es importante conocer cada planta y sus propiedades para poder aprovechar todos sus beneficios.

Aceites esenciales como el de geranio, limón o manzanilla pueden ser capaces de aliviar tensiones y relajar los pensamientos mejorando, el ritmo cardíaco y calmando el estrés o la ansiedad. El aceite de palo de rosa y el de rosa también son ideales para este fin.

A la hora de añadir estos aceites esenciales a las velas naturales es importante hacerlo al final de la preparación, cuando la temperatura ha disminuido y todos los ingredientes están ya en estado líquido. Hay que tener en cuenta que estos aceites son muy sensibles, de ahí que sean lo último en incorporarse a la receta. Nuestros aceites esenciales puros te permitirán disfrutar de tu momento de paz y tranquilidad a la luz de las velas naturales y artesanales, hechas con los mejores aromas.

Para conservarlos en buen estado para próximos usos, tienes que guardarlos en un envase cerrado, protegidos de la luz y la humedad.