Materiales

¡Lo más vendido!

Colorantes concentrados líquidos

Productos por página

Productos por página

Colorantes líquidos

En esta sección podrás comprar colorantes líquidos, de buena calidad, a un precio muy competitivo. Son de grado cosmético y te permitirán colorear cremas caseras de manera cómoda, rápida y muy fácil. Basta con añadir una o dos gotas y tus preparados adquirirán un bonito tono. Contamos con una amplia paleta de colores: rojos, rosas, verdes, azul, chocolate, morados, amarillos, naranja… Los colorantes líquidos concentrados de esta categoría son orgánicos y se obtienen por síntesis. Son hidrosolubles, es decir, se dispersan en un medio acuoso con facilidad, por lo que incorporarlos a tus cremas o mascarillas te resultará sencillo y asequible.

Estos colorantes presentan varias ventajas: tienen una alta estabilidad, contamos con una amplia gama de colores y tienen precios bajos. Además, utilizarlos es sumamente fácil. Al tratarse de colorantes concentrados, con un par de gotas es suficiente para tintar tu emulsión. Los tonos rosas son los más habituales a la hora de hacer cremas caseras, pero elaborarlas de manera artesanal te permite colorearlas como más te guste, con tu color preferido. También puedes darle el color de su ingrediente principal. Por ejemplo, un tono verde si haces una crema de aloe vera o un toque naranja si optas por un bronceador casero con aceite de zanahoria.

Tanto si haces una crema desde cero como si la preparas a partir de una base, estos colorantes se incorporan al final de la elaboración, cuando la crema ya está terminada y prácticamente fría. Se echan dos gotas y se remueve bien para repartir el color por toda la crema o mascarilla. Estos colorantes son dermatológicamente inocuos y cumplen con los criterios de pureza química y bacteriológica establecidos. Eso sí, si se abusa de ellos y se añade una cantidad desmesurada a la formulación pueden manchar la piel.

En Gran Velada, estos colorantes concentrados líquidos están disponibles en varios formatos. Los ponemos a tu disposición en prácticos envases de plástico, con tapón dispensador. Así el color se puede añadir de poco en poco. Además, tienen tapa a rosca, por lo que una vez usados se pueden cerrar herméticamente para conservarlos. De esta forma podrás guardarlos y usarlos en otras elaboraciones como jabones, geles, champús, colonias… Son colorantes muy versátiles y polivalentes que resultan muy rentables.