Materiales

¡Lo más vendido!

Hidrolatos, Leches y Aguas Florales para hacer Cremas caseras

Productos por página

Productos por página

Comprar aguas florales

En esta sección podrás comprar aguas florales para enriquecer tus cremas naturales. Además contamos con hidrolatos y diferentes tipos de leches beneficiosas para la piel. Con estos tres ingredientes podrás elaborar cosméticos Diy y beneficiarte así de sus muchas propiedades. Por ejemplo, contamos con agua de rosas, agua de hamamelis, hidrolato de romero, de salvia, de tomillo, leche de burra, de coco o de cabra. 

Los hidrolatos se obtienen al destilar al vapor una planta, una vez que se han extraído de ellas los aceites esenciales. Se trata pues de aguas con propiedades que podrás añadir a tus cremas. Por ejemplo, con el hidrolato de Salvia puedes elaborar una crema after shave para después del afeitado. Ayuda a calmar y a refrescar la piel. Además aporta beneficios cicatrizantes. Con el de lavanda y el agua de rosas podrás hacer un tónico para pieles sensibles.

Mientras, las aguas florales son aguas perfumadas con el aroma de la flor de la que se extraen. Se obtienen por destilación y en nuestra tienda online podrás comprar, por ejemplo, agua de rosas o de hamamelis, dos de las más conocidas. También contamos con agua de Neroli o de azahar. Con el agua de rosas o de hamamelis podrás hacer una crema contra la psoriasis, un problema de la piel que sufren muchas personas.

Tónico facial casero

Las aguas florales e hidrolatos puedes añadirlos a tus cremas en la fase acuosa. La cantidad de estas aguas que incluyas se deberá de restar de la suma total. Es una forma natural de aportarle aroma a tus cremas caseras y en algunos casos de sumarles propiedades. Además, son ideales para hacer tónicos faciales caseros que refresquen la piel. Se deben aplicar después de la limpieza y antes de la hidratación. De esta forma conseguirás un ritual de belleza muy completo.

Aquí también ponemos a tu disposición diferentes tipos de leches. Podrás comprar leche de burra, de cabra, de coco o de avena. Las dos primeras se venden en polvo. Con ellas podrás hacer, por ejemplo, un baño de leche para hidratar la piel en profundidad. Solo necesitas echar unas cucharadas a la bañera llena de agua y disfrutar de sus muchas propiedades. Este truco de belleza ya lo usaba Cleopatra hace miles de años para lucir una piel tersa e hidratada.