Materiales

¡Lo más vendido!

Pigmentos Minerales para jabones

Productos por página

Productos por página

Colorantes minerales

A la hora de hacer jabones de aceite optar por los colorantes minerales es siempre un acierto, puesto que son pigmentos muy estables, que no migran y soportan perfectamente el proceso de saponificación. En Gran Velada contamos con un amplio catálogo de pigmentos minerales y arcillas que te permitirán dar un toque de color a tus jabones. Se venden en polvo, en envases que van desde los 20 gr. al kilo.

Los más comunes son los óxidos de hierro, que dan tonalidades rojas, negras o amarillas. De los óxidos de cromo se obtiene principalmente el verde, mientras que los violetas y los azules vienen de los ultramarinos. También son frecuentes el dióxido de titanio y el óxido de zinc que aportan pigmentos blancos con un gran poder cubriente. Todos ellos actúan por dispersión y no son solubles en el medio de aplicación.

Para trabajar con ellos es recomendable romper la partícula de color antes de mezclarlos con la traza de jabón. Para ello se echa la cantidad de pigmento indicada en un mortero de cristal o de cerámica y se añade un poco de aceite. Se machaca todo bien y se incorpora la mezcla al jabón. De esta forma conseguiremos mejores resultados finales y evitaremos que queden grumos. Solo quedará batir un poco más la traza con la batidora para que se disperse bien el color y obtengamos una mayor intensidad. En nuestros blogs podrás ver tutoriales donde se explica cómo trabajar con este tipo de colorantes.

Son pigmentos de muy buena calidad que no migran, no se alteran con la luz y no se oxidan. Tienen mucha estabilidad por eso son perfectos para hacer jabones de varios colores, ya que no se expanden y no se mezclan unos con otros. Con ellos tus jabones marmolados tendrán un acabado profesional. Tienen mucha resistencia, de ahí que trabajar con ellos sea muy cómodo.