Materiales

¡Lo más vendido!

Herbolario

Herbolario

Productos de herbolario

Las plantas son una fuente inagotable de beneficios para el cuidado de nuestra piel o el cabello. Desde la Antigüedad se ha recurrido a ellas para elaborar preparados caseros con los que combatir diferentes tipos de problemas. Hoy en día, siguen siendo uno de los ingredientes principales de los cosméticos, sobre todo de los naturales. En Gran Velada ponemos a tu disposición un completo herbolario para que puedas llenar tus jabones o cosméticos caseros de propiedades. Contamos con un amplio abanico de productos de herbolario que te serán muy útiles para hacer cremas y jabones naturales.

En esta sección podrás encontrar algas marinas, como fucus, espirulina o laminaria japónica. También tenemos decenas de plantas secas, entre las que figuran la centella asiática, cola de caballo, hamamelis, ortiga, romero o té verde. Podrás comprar cortezas con propiedades, como canela o naranja; y raíces, como cúrcuma, ginseng, equinácea o jengibre. Además, encontrarás flores, como amapola, aciano, lavanda o caléndula; y semillas y frutos, como chía, cardamomo, guaraná o quinoa. Tenemos también gomas y resinas como benjuí o tragacanto.

Esto es solo una pequeña pincelada de todos los productos que podrás adquirir en nuestro herbolario natural. Las plantas medicinales para elaborar jabón, extractos o cremas se venden secas o en polvo. Verás que las tenemos disponibles en envases de diferentes tamaños y que hay descuentos al comprar cantidades más elevadas. Todas se venden a un precio muy competitivo y resultan económicas.

Estas plantas pueden incorporarse a nuestros preparados caseros de distintas maneras. Con ellas podemos hacer extractos, macerados, aceites o cataplasmas para añadir a jabones, cremas, champús, aceites de masaje… Por ejemplo, la centella asiática es un potente anticelulítico; con el aloe vera podemos hacer un gel para quemaduras o dermatitis; y las flores de árnica son ideales para tratar episodios de hematomas o contusiones.

También se pueden incluir a nuestros jabones en polvo, además de para aportarles propiedades, para darles un aspecto más rústico y natural. Con ellas podrás fabricar tus propias tundas de masaje o hacer saquitos para aromatizar armarios. Incluso podrás usarlas a modo de packaging para adornar los paquetes con flores secas.