Materiales

¡Lo más vendido!

Hacer Mikados

Productos por página

Productos por página

Mikados caseros

El Mikado es el rey de los ambientadores modernos. Se trata de un frasco de cristal con esencia en su interior y unas varillas de madera que dispersan el aroma. Hoy en día los mikados están en la lista de los ambientadores más vendidos. El por qué: la fragancia se difunde poco a poco y de manera constante, son naturales, no necesitan pilas ni electricidad y además son un elemento decorativo elegante y sofisticado.

Elaborar mikados caseros es muy sencillo, rápido y económico. Solo necesitas un frasco y varillas y para hacer el líquido ambientador: alcohol 96º, una de nuestras esencias aromáticas de las más de 300 que tenemos, agua desmineralizada y colorante. En nuestros blogs encontrarás la fórmula para hacerlos con la proporción idónea de cada uno de los productos. Siguiendo el paso a paso de nuestros tutoriales podrás comprobar que hacer tus propios mikados es muy fácil. Además, descubrirás ideas y consejos para empaquetarlos de forma coqueta. En este caso son ideales para dar como detalle en una boda, bautizo o comunión.

En la tienda online de Gran Velada ponemos a tu disposición todos los productos para hacer mikados y ambientadores. En esta sección encontrarás palitos de madera clásicos, con rosas en la parte superior o estrellitas. Además, tenemos varillas moldeables para que les des la forma que quieras. Las varillas son de Rattán, un tipo de madera especial que se caracteriza por ser muy porosa. De esta forma permiten que el líquido ambientador suba hacia la superficie y se disperse el aroma por todo el ambiente. Además contamos con frascos de cristal de diferentes tamaños y formatos. Unos tarros que podrás decorar con nuestras pegatinas, cintas para hacer lazos o las borlas de hilo con flecos.

Mikado es una palabra de origen chino que se utiliza para denominar a las varillas de madera. Estos palillos chinos son el elemento principal de un juego ancestral de destreza y habilidad. El Mikado como juego ya aparece definido en escritos budistas del siglo V antes de Cristo.