El blog de Gran Velada. ¡Recetas y tutoriales para hacer cremas, jabones, velas, detalles y cosmética casera!
9 Flares 9 Flares ×

A veces surgen dudas sobre qué son extractos naturales y las diferencias entre tipos de extractos vegetales, así que hemos preparado un vídeo para tratar de responder a todas las cuestiones que surgen en torno a estos extractos. Es importante conocerlos, ya que son grandes aliados a la hora de hacer cosmética natural casera, por eso esperamos que quede claro para qué se usan, cuáles son sus características y las diferencias entre ellos.

¿Qué son extractos naturales?

Un extracto es una disolución de los principios activos de una planta en un determinado medio que actúa de disolvente. En todos los extractos hay un mínimo de principios activos, que son los encargados de aportar propiedades a la piel. Dependiendo de la planta con la que esté hecho tendrá unos beneficios u otros.

Para elaborar los extractos se puede utilizar la planta al completo o las partes que tienen más concentración de principios activos. Para extraerlos se usan métodos con calor o en frío.

Las principales diferencias entre tipos de extractos vegetales se dan por el medio en el que están disueltos. Según esta clasificación podemos encontrar extractos glicólicos, hidroalcohólicos o tinturas y oleosos.

Extractos glicólicos

En los extractos glicólicos se emplea el propilenglicol o la glicerina líquida como medio para extraer los principios activos de la planta. Los más conocidos son el de castaño de indias o el de centella asiática.

Extractos hidroalcohólicos o tinturas

En los extractos hidroalcohólicos o tinturas, el líquido que está en contacto con las plantas es el alcohol etílico de diferentes graduaciones según el activo a extraer. En esta categoría es muy conocida la tintura de benjuí o la de hamamelis.

Extractos oleosos

Por último, los extractos oleosos se obtienen cuando la planta se deja macerando en un aceite vegetal. Los más conocidos son el de romero, caléndula, árnica…

 

Hacer extractos naturales de plantas

Hacer extractos naturales de plantas es muy sencillo. En un bote de cristal limpio, que se pueda cerrar herméticamente, introducimos la planta, por ejemplo flores de lavanda, y rellenamos el envase de glicerina líquida, alcohol o un aceite vegetal, dependiendo del extracto que queramos conseguir. Cerramos bien y dejamos macerar de 30 a 40 días. Así de fácil obtendremos un extracto natural listo para incorporar a nuestros productos de cosmética casera.

Hacer extractos de manera artesanal te permite elaborarlos a la carta, dependiendo de las necesidades de tu piel. Solo tienes que elegir una planta u otra y el medio de disolución, según los resultados que quieras conseguir.

¿Para qué se usan los extractos vegetales?

Los extractos oleosos se utilizan mucho para hacer jabones de aceite y cremas. Ya sabéis que para hacer una crema desde cero partimos de una fase oleosa y otra acuosa. Si utilizáramos extracto oleoso lo incorporaríamos en la fase oleosa, mientras que si utilizáramos extracto hidroalcohólico o extracto glicólico lo incorporaríamos a la fase acuosa.

También es muy frecuente utilizar cualquier tipo de extracto para formulaciones con alto contenido en agua como lociones, champús o geles de baño.

A continuación tenéis varios ejemplos:

Cómo hacer champú con extracto de algodón

 

Hacer jabón dermoprotector para pieles sensibles

 

Hacer jabón de zanahoria para el sol

 

Esperamos que hayan quedado claras las diferencias entre tipos de extractos vegetales. Si quieres ver recetas de cosméticos elaborados con extractos naturales puedes seguirnos en nuestras redes sociales Facebook, Twitter, Instagram, Google+ y Pinterest o visitar nuestro canal de YouTube. Así estarás al día de las últimas novedades en torno a la cosmética natural.

¡Hasta pronto!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 Flares Twitter 1 Facebook 1 Google+ 7 Email -- 9 Flares ×