El blog de Gran Velada. ¡Recetas y tutoriales para hacer cremas, jabones, velas, detalles y cosmética casera!
0 Flares 0 Flares ×

Vemos en vuestras consultas que no queda del todo claro la diferencia entre conservante y antioxidante, por lo que hemos querido hacer un video tip en el que quedara claro las diferencias entre uno y otro.

Los conservantes

Su objetivo es proteger al producto de su contaminación antimicrobiana y evitar por tanto su deterioro.

Al seleccionar un conservante para una determinada formulación se ha de tener en cuenta que sea activo frente a un amplio grupo de microorganismos (Bacterias, hongos y levaduras), incoloro, efectivo en un amplio rango de pH y de baja toxicidad.

Estas premisas las cumplen a la perfección tanto el Sharomix 705 como el Cosgard o Geogard 211, por ello, suelen ser las opciones más recomendadas por nosotros.

Los antioxidantes

Los antioxidantes preservan las grasas de su enranciamiento por efecto de la luz, calor o impurezas metálicas, pero también hay que decir que no son activos frente a ninguna bacteria, hongo o levadura.

Un producto al deteriorarse por oxidación sufre variaciones en cuanto a sus características de aspecto (olor, color), afectando a la eficacia y seguridad del producto.

Algunos antioxidantes más comunes en los preparados cosméticos son los tocoferoles o el ácido ascórbico.

Una gran mayoría de las formulaciones cosméticas, debido a su elevado porcentaje de agua son susceptibles de presentar contaminación microbiana (microorganismos, hongos y levaduras).
Al degradarse con el paso del tiempo, los productos se deterioran y pueden causar irritaciones o infecciones en nuestra piel. Siempre que elaboremos una crema, mascarilla, champú, gel…etc; que contienen agua debemos de añadir un conservante y nunca prescindir de él. Sin embargo las bases de cremas como la crema base hidratante, el gel carbomero o la crema base lanette, no necesitan porque ya contienen en la fórmula sus propios conservantes.
Pero os tiene que quedar claro que el uso de antioxidantes no suple el efecto de los conservantes.
Es mejor utilizar un conservante que sea capaz de combatir hongos, levaduras y hongos, pero si decidís usar otros de la categoría que no sean tan versátiles podéis combinarlos entre sí.

En aquellas fórmulas que no contiene agua (bálsamos, pomadas o ungüentos) es muy poco probable la contaminación antimicrobiana y por tanto se suele añadir únicamente antioxidantes, para evitar cambios de aspecto, textura o color.

Para resumirlo y que os quede clara la diferencia entre uno y otro:

– Si queremos hacer una pomada, bálsamo labial o ungüento que sólo llevan aceites, mantecas y ceras, necesitaremos utilizar un antioxidante para que nuestro producto final no se enrancie.

– Si queremos hacer en casa un hidrolato, que está en su totalidad compuesto por agua (nada de aceites), necesitará que añadamos un conservante puesto que en el agua (aunque sea desmineralizada, destilada o mineral) crecen microorganismos.

– Si queremos hacer en casa una crema partiendo desde cero necesitaremos un conservante y un antioxidante, puesto que las cremas contienen una parte de agua y otra de aceites.

Esperamos que os haya gustado nuestra entrada de hoy sobre las diferencias entre conservante y antioxidante, y que os quede clara la diferencia entre los dos puesto que sirven para productos diferentes. Esperamos que os haya quedado del todo claro, y nos vemos el el próximo vídeo. Puedes dejarnos tus preguntas y dudas aprovechando los comentarios. Te invitamos a que consultes más artículos como este visitando nuestra categoría “hacer cremas” de nuestro blog para ampliar la información.

Recuerda suscribirte a nuestros canales en redes sociales: facebooktwittergoogle+pinterest y por supuesto en elcanal de Youtube. ¡Nos vemos en el próximo vídeo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×