El blog de Gran Velada. ¡Recetas y tutoriales para hacer cremas, jabones, velas, detalles y cosmética casera!

El aceite de lavanda, oleato de lavanda, extracto oleoso de lavanda o macerado de lavanda es exactamente lo mismo. Un oleato, da igual de la planta que sea, consiste en sumergir la planta en un aceite vegetal a temperatura ambiente con el fin de ablandarla y extraer de ella las partes solubles, extrayendo de ella las propiedades. Así que hoy os vamos a enseñar cómo hacer aceite de lavanda.

La lavanda se conoce sobre todo por su efecto sedante natural para remediar los trastornos del sueño, pero no sólo sirve para ello. La lavanda tiene infinidad de propiedades, una de ellas son las propiedades antiinflamatorias y como calmante del dolor. También posee cantidad de propiedades antisépticas y astringentes, de ahí que se utilice para la elaboración de cremas caseras y geles para tratar afecciones de la piel.

Los materiales que hemos empleado para hacer aceite de lavanda

Cómo hacer el macerado de lavanda

En sólo tres pasos vamos a hacer un aceite de lavanda que podremos utilizar posteriormente para infinidad de cosas, pero eso luego os lo comentaremos.

1. Lo primero que haremos será echar en un recipiente de cristal las flores de lavanda. Muchas veces nos preguntáis cuántas hay que echar, y lo cierto es que no hay una respuesta correcta. Nosotros siempre decimos que dependiendo de la concentración de lavanda que queráis en el aceite. Si lo queréis muy concentrado, cuantas más echéis mejor.

2. El siguiente paso es rellenar el recipiente de cristal con el aceite vegetal que vayamos a utilizar. En éste caso hemos utilizado el aceite de soja, pero depende de vuestros gustos. Nosotros hemos utilizado el aceite de soja por sus propiedades para combatir el envejecimiento. Y ahora sólo hay que cerrar el tarro de cristal y dejarlo de 30 a 40 días macerando.

3. Pasados los 30 ó 40 días, colaremos la lavanda y conservaremos el aceite, que tendrá todas las propiedades de nuestra planta.

Para qué utilizar el aceite de lavanda

Lo podemos utilizar para infinidad de cosas, ya que es un aceite que es indispensable tener en casa como botiquín, pero a continuación os damos varias ideas:

– Como ingrediente para hacer jabones de aceite, de ésta manera nuestros jabones caseros de aceite tendrán todas las propiedades de la lavanda.
– Como ingrediente para elaborar cremas hidratantes o pomadas para pies por sus propiedades antisépticas.
Como aceite de masaje. No sienta nada mal recibir un masaje con un aceite macerado en la misma lavanda y relajar cuerpo y mente.
– Como hidratante después de nuestro baño o ducha cada noche. Las propiedades de la lavanda harán que nos relajemos y que durmamos mejor.
– Como mascarilla capilar ya que además de la hidratación en nuestro pelo nos dejará un halo de aroma a lavanda.

Ya veis la cantidad de cosas que podemos hacer con el aceite de lavanda echo en casa, muy económico y rápido de hacer.

Además, si tenemos prisa y no queremos esperar los 30-40 días de maceración, es muy sencillo, meteremos el tarro de cristal totalmente cerrado con nuestra mezcla en el lavavajillas, pondremos el lavavajillas en un ciclo normal, y después lo sacaremos y filtraremos. La temperatura que alcanza el lavavajillas hace que las plantas desprendan sus propiedades y se queden en el aceite. Colaremos las plantas de lavanda en éste caso y las desecharemos y ya tendremos nuestro aceite preparado para ser utilizado.

Esperamos que os haya gustado nuestro vídeo de hoy, que os dé ideas para poder hacer vuestros propios aceites en casa y sobre todo ¡que disfruteis con nuestros videos!

Recuerda suscribirte a nuestros canales en redes sociales: facebook, twitter, google+, pinterest y por supuesto en el canal de Youtube. ¡Nos vemos en el próximo vídeo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *